Nuestro atasco de todos los días, la importancia de la predecibilidad de los tiempos de viaje

Una de las razones por la que no se cumplen las expectativas de uso previstas de un nuevo sistema de transporte publico es, aparte de los errores propios de estas previsiones  es no tener en cuenta la fiabilidad del medio de transporte en los modelos de coste generalizado.
Como fiabilidad me refiero en este caso al rango de variación del tiempo de viaje previsto, esto es, la desviación del tiempo de viaje real frente al previsto. Aunque ambos conceptos (tiempo de viaje y fiabilidad) están muy relacionado son independientes entre si.

El trayecto al trabajo del lunes en la M-30 en hora punta tiene una duración mayor que ese mismo trayecto un domingo a la misma hora, pero en ambos casos no hay grandes desviaciones en la duración, considerandose aceptables habitualmente desviaciones de 10 minutos en general.
Si sabes que tardas 1 hora en cruzar la M-30 planificas el viaje para esa duración, pero cuando el atasco es impredecible y unos días tardas 10 minutos y al siguiente hora y media, la fiabilidad del tiempo de viaje disminuye y la planificación se complica, sobre todo cuando en viajes por cuestiones laborales, donde la penalización que recibe la ruta por tener la posibilidad de llegar tarde es alta.
Al tener en cuenta la fiabilidad de una ruta es posible que rutas mas largas en tiempo pero mas fiables se prefieran frente a las de alta variabilidad, sobre todo para trayectos habituales y no tanto para trayectos esporádicos (vacaciones, etc..)
Uno de los casos en los que se hallo un valor económico fue en Lam and Small (2001), que estudiaron este caso y el valor obtenido de valor de la fiabilidad fue mucho mayor para mujeres que para hombres, de 31,91$ y 15,12$ respectivamente.
Hay que tener en cuenta, no solo el efecto de la variabilidad sino que, con una ruta poco fiable los tiempos de espera aumentan y los tiempos de espera suelen tener una valoración mas alta por los usuarios que el tiempo en el vehículo.
Por otro lado también la calidad percibida del viaje afecta al coste generalizado. Un viaje poco fiable, con frecuentes paradas no programadas, aceleraciones etc.. da una sensación de confort mas reducida y genera una perturbación en el pasajero, que empieza a pensar que algo no funciona bien y si este funcionamiento afectará a la duración del viaje.
Tendiendo todo esto en cuenta, a la hora de diseñar las velocidades comerciales de los servicios de transporte públicos hay que ser conservador (dentro de un limite), para asegurar unos niveles de fiabilidad muy altos y que el viajero este seguro de que se va a cumplir el horario, mas que intentar arañar unos minutos que muchas veces no son tan importantes.
En mi opinión, y es solo una opinión, la mejora de puntualidad de los ferrocarriles en España en los últimos años ha hecho mucho para aumentar el número de viajeros.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Nuestro atasco de todos los días, la importancia de la predecibilidad de los tiempos de viaje

  1. Pingback: El informe Eddington. El estado del transporte en el Reino Unido | ruedaycarril

  2. Pingback: El canon y las infraestructuras de red | ruedaycarril

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s