Transporte publico gratuito: El caso de Tallinn.

La ciudad de Tallinn (Estonia) introdujo el pasado enero una medida que se ha propuesto muchas veces como utópica desde círculos ecologistas y de apoyo al transporte publico.
Desde Enero de 2013 el transporte publico en Tallinn es gratuito para todos los residentes en la ciudad, los no residentes siguen teniendo que pagar, tanto en autobuses, tranvías y trolebuses.
En un primer momento podría parecer que esta medida debería haber provocado un cambio masivo de modo de transporte hacia los gratuitos, a fin de cuentas el coste del transporte es CERO, pero desgraciadamente no ha sido así.
Como se puede leer en esta noticia el incremento de pasajeros ha sido reducido, tan solo del 3% y la parte vinculada específicamente al cambio de tarifas ha sido de solo el 1,2%, ya que simultaneamente a las nuevas políticas tarifarías se ha aumentado el número de autobuses, se han implantado carriles específicos y otras medidas de desarrollo. Esta descomposición la han realizado científicos del KTH de Suecia.
Aunque parece que el trafico ha disminuido al (14%) en los cruces principales no parece que la velocidad media de los vehículos haya subido, así que no parece que haya habido una gran reducción del número de vehículos aunque Tallinn no era antes una ciudad muy congestionada, ni lo es ahora.
Puede resultar un poco extraño que al desaparecer el coste económico el aumento de usuarios no haya sido gigantesco pero es que Tallinn ya tenia previamente un 40% de viajeros en transporte publico, bastante alto para una capital europea de su tamaño.
El coste económico del billete no es el único factor a tener en cuenta, también esta la frecuencia de servicio, la calidad, la duración del viaje, la accesibilidad y si el autobús va a donde yo quiero o no. El coste solo es un elemento, aunque de los mas importantes dentro del “coste generalizado del transporte”
Con todo esto la medida puede parecer una fracaso, pero no lo es, el ayuntamiento de Tallinn ha incrementado su ingresos por impuestos a residentes casi tanto como los ingresos perdidos por los billetes, ya que ha habido un aumento muy grande de nuevos residentes registrados. Por lo que parece la mayoría era gente que ya vivía en Tallinn pero no se había registrado, pero que han decidido hacerlo al implantarse la política de transporte gratuito.
Según el estudio del KTH la mayor parte del aumento de la demanda se ha dado por parte de ancianos, minusválidos y residentes de barrios de renta baja. Una de las grandes ventajas del transporte publico es que mejora la accesibilidad y sobre todo la accesibilidad de los ciudadanos de menor renta, facilitando su acceso a los puestos de trabajo y los servicios públicos.
Aun así, como ya se ha comentado en una entrada anterior los cambios en los sistemas de transporte no son inmediatos y el efecto a largo plazo es mayor que el efecto a corto y si Tallin mantiene en el tiempo la política de transporte publico gratuito el número de usuarios continuara creciendo y el reparto modal mejorará hacia el transporte publico. Otra ventaja es que esta política favorece la densificación de la ciudad y evita la migración a los suburbios, puesto que si abandonas el nucleo urbano tus opciones de transporte son todas mas caras (coche o T.P. de pago)
La implantación en una ciudad del tamaño e importancia de Tallinn de una política de transporte publico innovadora es muy interesante y muestra efectos positivos que, aunque son específicos de este caso, muestran lo relacionado que esta el sistema de transporte publico de una ciudad con las decisiones individuales (como registrarse en la ciudad o usar menos el coche

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a Transporte publico gratuito: El caso de Tallinn.

  1. ccasanueva dijo:

    Gran artículo y pésima noticia que solo sea un 1.2%, a ver el largo plazo. No sería lógico extenderlo a los suburbios para que no entraran a diario en la ciudad con coche?

    • es lo más logico, el problema es que la clave de cualquier sistema de transporte es la frecuencia de servicio y en los suburbios, al disminuir la densidad de población mantener altas frecuencias es muy caro para el número de viajeros.

  2. Pingback: Transporte publico gratuito: El caso de Tallin

  3. Romb0 dijo:

    Bueno, es que según mi experiencia en esa ciudad hace unos años, el transporte público en Tallín no era oficialmente gratis pero en la práctica si lo era. Nadie pagaba y no había revisores. Recuerdo que cuando llegué me compre un “bonobus” (más que un bono era una especie de fajo de billetes individuales que ibas gastando). Debí usar tres o cuatro hasta que me dijeron que no me preocupara y que no hacía falta. Allí nadie pagaba y no pasaba nada.
    Así que, a mi manera de ver, más bien lo que han debido hacer es regularizar una situación que se venía dando de manera no oficial, por lo tanto el cambio para los ciudadanos a sido nulo y en consecuencia su manera de usar el trasporte en la ciudad también.

  4. No estaría mal que escribieras bien el nombre de la ciudad “Tallinn” con dos “nn”. Vivo en la ciudad y la verdad que es una gran iniciativa. Una cosa que distorsiona las estadísticas es que como es gratis para los ciudadanos algunos se olvidan de picar en las maquinas con la tarjeta magnética. Pero el seguro que aumentará las estadísticas cuando cambien los tranvías de aquí unos meses, que serán paradojicamente de la empresa española CAF que gano el concurso público.

  5. Pablo Sánchez dijo:

    Gran e interesante artículo. Lástima que la ortografía esté tan descuidada.

  6. Daniel dijo:

    Los autobuses urbanos de Abu Dhabi también fue gratuito durante años, hasta el 2011, cuando decidieron ponerle precio “simbólico” al billete: 1 AED (€0,20).

  7. braulio Ruiz dijo:

    Trabajo en el transporte publico y he vivido en grandes ciudades. Hay dos realidades, la de los que hacen estudios basados en paises que no tienen nada que ver con la ciudad a estudiar y la realidad de la ciudad en si. El poner el transpore publico gratuito no varia su uso ya que la gente solo hace uso del transporte publico si realmente lo necesita y por supuesto si los tiemposde transporte son razonables. Aunque se incentivara a la ciudadania con un euro al dia por utilizarlo, el aumento seria nulo o muy bajo. Hace unos anos en Castellon se hizo gratuito tambien y no hubo un aumento de su uso, ya que a lagente que no le convenian los,horarios, seguia utilizando su transporte prticular.

    • Estoy de acuerdo contigo, para mi la gran aportación del caso de Tallinn es poder sacar la variable precio de la ecuación de demanda, es decir, tener un caso real para saber como cambia la demanda en el caso de precio cero.

  8. derzu dijo:

    Muy interesante reflexión, ya que lo único que había leído al respecto incidía más en el supuesto fracaso de la iniciativa que en sus aspectos positivos.
    A mi sólo me surge una duda: ¿cómo afecta esta política a los usuarios de la bicicleta? Entiendo que la medida desincentiva el uso del coche porque sus usuarios han de pagar un impuesto de un servicio que no utilizan (y tiene sentido penalizar así a los conductores, puesto que el coche es una carga social). Sin embargo, lo mismo pasa con los usuarios de la bicicleta, pagan un impuesto por un servicio que no usan, pero con una importante diferencia: su alternativa es aún mejor que el transporte público colectivo: es más limpio, mas saludable, y supone una carga para la administración aún menor que la del transporte público. Entiendo que alguna medida sería necesaria para des-desincentivar el uso de la bicicleta.

    • A los usuarios de la bicicleta les afecta de dos formas, por un lado se ha desincentivado el uso de la bicicleta (y del ir a pie) levemente para los trayectos en el limite entre ambos modos y por otro tambien han salido ganando, al eliminarse parte de los coches, peatones y otros ciclistas.

      Ningún medio de transporte, ni la bicicleta, es la panacea, un autobus ocupa menos espacio fisico en la calle, para el mismo número de usuarios, que la bicicleta y no todo el mundo puede ir en bicicleta a todas partes. Hay que buscar un equilibrio entre las necesidades y la comodidad de todo el mundo, teniendo en cuenta las necesidades de cada grupo de población.

  9. Pingback: Uso del transporte publico en España. | ruedaycarril

  10. Pingback: Alta velocidad, Subvenciones y el ferrocarril convencional | ruedaycarril

  11. Pingback: Movilidad, desplazamientos y el metro de malaga | ruedaycarril

  12. Pingback: Los cambios en las APR de Madrid | ruedaycarril

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s